Han pasado once semanas desde que nos protegemos en casa de la pandemia que estamos viviendo, con consecuencias dolorosas para las familias que han sufrido la enfermedad o la pérdida de familiares o amigos cercanos.

Gracias a la responsabilidad de todos, el proceso de desconfinamiento ya se ha iniciado y tenemos la esperanza de  caminar hacia la normalidad poco a poco.

Quisiera reconocer la labor de los profesionales que han estado trabajando intensamente en primera línea durante las semanas más duras de esta emergencia, profesionales del sector sanitario, de la asistencia a las personas mayores y de los sectores esenciales que en muchos casos animan  nuestro barrio: farmacias, quioscos de prensa, supermercados, panaderías, etc. sin olvidar a los trabajadores de las entregas a domicilio del comercio en línea.

Les debemos a estos profesionales, ahora que podemos volver a salir de casa y podemos relacionarnos nuevamente con familiares, amigos y vecinos, comportarnos de forma responsable tanto individualmente como colectivamente para que su esfuerzo fructifique durante el desconfinamiento.

Nuestro barrio acoge muchas escuelas. No puede faltar el agradecimiento al trabajo de los profesionales de las mismas, que siguen esforzándose para que los procesos de enseñanza puedan continuar a pesar de la excepcionalidad de la situación y también, como no, a los padres y madres y demás hermanos que están ayudando a los más pequeños en su aprendizaje.

Nuestro barrio de Pedralbes ha tenido una de las incidencias más bajas de coronavirus de la ciudad   según datos publicados por la Agència de Salut Pública de Barcelona el 8 de mayo.  Hemos sufrido 52 casos confirmados en el barrio, una tasa de 428 casos por 100.000 habitantes cuando nuestros barrios vecinos (Sarrià, Tres Torres, les Corts y la Maternitat i San Ramon) han sufrido entre un 25% y un 50% más de casos.

El equipo que forma la junta directiva de la Asociación hemos seguido con nuestras actividades, dedicados a impulsar las iniciativas solidarias que hemos considerado merecían nuestro apoyo y hemos dedicado especial atención al servicio de seguridad que ha seguido funcionando con normalidad todas las noches. Les  proporcionaremos también unos consejos de seguridad para el periodo de recuperación de la normalidad en el que nos encontramos.

Ya tenemos el cierre del ejercicio económico del 2019, que nos gustará compartir con nuestros asociados y vecinos tan pronto como nos podamos volver a reunir presencialmente. Os adelanto que está muy en línea con el presupuesto aprobado en nuestra última asamblea y con algo más de ayudas a la solidaridad que en el ejercicio de 2018.

Nuestro propósito al recuperar la normalidad es seguir trabajando y contribuir a la respuesta a la crisis causada por esta epidemia, sin desviarnos de nuestra misión de servir a nuestro barrio y a nuestros asociados.

Juan María Tintoré Belil, mayo 2020